Malentendidos Hollywoodenses

Nadie se hace físico nuclear viendo películas y la razón de esto es que las películas albergan una serie de concepciones erradas sobre muchos particulares, esto es, que naturalmente la preocupación principal de un filme es presentar una secuencia visual atractiva e interesante, muchas veces haciendo a un lado la relación que guardan la cosas que suceden en pantalla y las que suceden en la vida real.

Hemos visto en películas hollywoodenses autos explotar, gente morir y catástrofes desencadenarse de actos sencillos sin que haya una explicación aparente, o en muchas ocasiones haciendo uso de un principio cierto pero llevado a la exageración última y aprovechado como recurso cinematográfico.

Ya hace tiempo me había tocado explicar a un grupo de estudiantes el funcionamiento esperado de un Sistema de Sprinklers, y la explicación fue necesaria después de que uno de ellos comentara lo que sucede en un vídeo musical (debe suceder en  otros tantos) de la extinta banda Nikki Clan, donde un muchacho utiliza un encendedor para activar un Rociador Automático en los sanitarios del recinto en que se lleva a cabo el video, lo cual resulta en una tromba intramuros, con sus consabidos efectos visuales… ¡lotería!

En aquella ocasión fui el responsable de aclarar que en caso de intentar algo parecido, los resultados serían mucho menos felices e incluso podrían (deberían) resultar en algunas sanciones económicas para quien se dispusiera a replicar tal hazaña. Mis estudiantes encontraban increíble que algo que habían creído tanto tiempo fuese en realidad mucho menos emocionante y potencialmente peligroso; por otro lado, yo encontraba increíble que es una concepción generalizada que lo que ocurre en el video es verdad.

¿Cómo se expandió tanto esta noción? Bueno, hay una triste realidad. En nuestro país lo único que mucha gente sabe sobre Rociadores es lo que la televisión y las películas les han mostrado. Hoy en día, entrar en un lugar público que está protegido con Rociadores Automáticos es una experiencia inusual; su utilización a nivel industrial puede ser mayor en porcentaje pero permea a una cantidad mucho menor de personas; en ocasiones los mismos trabajadores de un inmueble con estos sistemas ignora su existencia y/o funcionamiento.

Una de las instancias en que esta falacia se posicionó en la gente de más personas es la escena del Lobby de la primera entrega de la Trilogía de los Wachowskis: The Matrix. En esta secuencia Trinity y Neo después de abatir a innumerables hombres armados en el Lobby de un edificio, hacen caer el elevador a la Planta Baja lo cual genera una explosión (sin motivo aparente, pero continuemos) y el consiguiente incendio que activa el Sistema de Rociadores Automáticos en TODO el edificio, incluso en el piso donde se encuentra Morpheus que evidentemente es uno de los superiores.

matrix-orig-152166

Bueno, lamentablemente estas son mentiras, pero se han instalado en la consciencia pública.

Recientemente el propietario de una inmobiliaria se mostraba reacio a proteger con sprinklers un edifico de su propiedad ya que los locatarios estaban inquietos por lo que sucedería en caso de que el sistema fuera activado por un incendio en cierta parte del inmueble y todos tendrían que cerrar por el diluvio que ocurriría.

Eso definitivamente no sucedería.

Los Sistemas de Rociadores Automáticos son el resultado de muchos años de cuidadoso desarrollo tecnológico impulsado por la vasta experiencia que hay sobre los incendios en nuestras civilizaciones, a pesar de que ninguna de estas estadísticas proviene de Latinoamerica. Desde que en 1860 se comenzó a merodear el concepto de un dispositivo accionado por calor, la idea ha venido tomando forma definida y mayor funcionalidad. Ya en 1875 Henry Parmelee incorporó el primer Rociador Automático y en adelante se empezó a hacer evidente una tendencia que indicaba reducciones en las muertes por incendio cuando se contaba con Sistemas de Rociadores.

Contrario a lo que se ve en las películas, casi el 60% de los incendios en inmuebles que cuentan con Sistemas de Rociadores, son extinguidos con el funcionamiento de 1 a 3 rociadores únicamente. La razón es sencilla, los Rociadores Automáticos se activan únicamente por la elevación de la temperatura que produce el fuego directamente debajo del rociador. Cuando estos sistemas están diseñados e instalados conforme al código NFPA 13 actúan de manera oportuna y minimizan las pérdidas económicas producidas por un incendio.

Algunos propietarios son críticos de los Rociadores Automáticos y señalan que en caso de una descarga NO deseada, estos producen cuantiosas pérdidas, pero nuevamente se trata de ideas preconcebidas. Un informe de Factory Mutual Research Corporation indica que 1 Rociador en 16 millones funcionará sin razón alguna y que por lo tanto sólo 1 Sistema de Rociadores en 2.5 millones, fallará y producirá una descarga no deseada; números notablemente despreciables.

Podríamos hablar de Rociadores por siempre porque son nuestros favoritos para proteger vidas humanas, de hecho el informe de la NFPA indica que en ningún incendio ocurrido en inmuebles cubiertos con Rociadores han muerto más de dos personas… ahora imagine que todos nuestros lugares públicos contaran con ellos.

Jaime Tornel II – EXYRE Contra Incendio